06 noviembre 2009

El día que se me rompió la ilusión

Fue el 23 de abril de 1992.
Llevábamos 6 meses viviendo juntos, fui a buscarlo a la salida del trabajo como hacía habitualmente, ese día era Sant Jordi, en Cataluña ese día es tradición que los hombres regalen una rosa a su pareja, la ciudad se llena de puestos de rosas, cada tres pasos encuentras un puesto de flores o de libros.
En lugar de irnos a casa en metro, me propuso que lo hiciéramos paseando, el recorrido, desde Gerona con Diagonal hasta el final de Paralelo, pasando por Paseo de Gracia y bajando por la Ramblas. He de contaros que en estas calles es donde quizás se concentran la mayor cantidad de vendedores de rosas. Yo, ingenua de mi, pensé que lo hacía para poder comprame mi rosa.
Nos fuimos para casa, paseando, pasando por todos aquellos puestos y a cada puesto que pasábamos yo iba pensando, en este, en este se para y me la compra. Y así seguimos hasta que llegamos a la esquina de la calle donde vivíamos, donde había una señora, sentada en una silla con un cubo y unas cuantas rosas, era el último sitio donde podía comprar una rosa. Pasamos de largo.
Cuando llegamos al portal me paré y le pregunte ¿No vas a comprarme una rosa?
Me contestó con ese discurso tán clásico de yo no creo en estas "tradiciones" impuestas por los comercios que lo único que buscan es sacar el dinero a la gente bla, bla, bla...
No dije nada y empecé a subir las escaleras, no me habría importado tanto y hasta lo hubiera comprendido si no fuera por el pequeño detalle de que justo un año antes, dos amigas y yo habíamos ido a pasar el día de Sant Jordi a Barcelona y el había comprado tres rosas, una para cada una y muy galantemente nos las dio mientras nos decía que el día de Sant Jordi, en Barcelona ninguna chica debía quedarse sin rosa.

Al día siguiente fui al corte Ingles, devolví el libro que le había comprado y me compre un CD de Luis Miguel.

14 comentarios:

  1. Ostras Eva, vaya palazo!!!... a veces las personas decimos o hacemos cosas sin parar a pensar en el daño que hacemos... Pero que cenutrio polliiiiiiiiiiinoooooo... hala, ya está, tenía qué decirlo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, de eso hace ya muchos años, pero si, en su momento dolió y mucho.

    La verdad es que tenia sus cualidades, pero el ser detallista no era una de ellas :)

    ResponderEliminar
  3. Pues, mira, me parece genial que devolvieras el libro y te compraras algo para ti. Ea!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno Lourdes, encima no le iba a dar el libro no? que menos...

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Bien eho EVA!! Si con 6 meses viviendo no te compra una rosa...imagínate después

    Tengo que confesrte que llevo dos años comprandome los libros para mi...puesto que mi "susodicho" nunca tiene tiempo para nada.Hace 3 años tambien devolví el libro, y me compre algo para mi.

    Me encanta tu nuevo Look

    ResponderEliminar
  6. Se supone que no ser detallistas es común denominador en mi sexo. O eso soléis decir. :P

    Hiciste bien, tanto como pequeña venganza como por coherencia: si él no cree en ese acto consumista, no podría aceptar participar del mismo. Desde el punto de vista estrictamente literario, la última frase es genial para el post.

    ResponderEliminar
  7. Pues Mujer a los 30, te cuento que en los nueve años siguientes sólo una vez se le ocurrió presentarse con una rosa el día de Sant Jordi, justamente el año siguiente, supongo que mi "puedes metertela por el culo"
    fue lo suficientemente claro :)

    ResponderEliminar
  8. X, a mi no me gusta generalizar, hay hombres muy detallistas de la misma manera que hay mujeres que no lo son. Lo que pasa es que justo ese día, hasta el menos detallista de los hombres compra una rosa. Como he contado el año anterior insistió en que todas las chicas debían tener una rosa y no solo me compró una a mi, sino que compro también para mis amigas y como he contado en mi respuesta anterior al año siguiente se presentó con la rosita de marras. No creo que lo hiciera por que no creyera en ese acto consumista, si hubiera sido así a no me hubiera cabreado, sinceramente nunca supe porqué lo hizo, como nunca he sabido porque hacía según que cosas, era como si le gustara ponerme a prueba, pero bueno, de esto hace ya muchísimos años :)

    Respecto a lo de la última frase no se que decirte :) es que fue así, no es devolviera el libro como venganza simplemente pensé que no se lo merecía.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo le entiendo en parte. A mi no me gusta precisamente que me regalen en días señalados como San Valentín o San Jordi.
    Lo que no tiene sentido es que al año siguiente te regalara la rosa o que el año anterior os regalara a tus dos amigas y a tí una a cada una. Hay que ser coherente.

    ResponderEliminar
  10. Anonimo yo entiendo perfectamente que haya gente que no le guste regalar solo "porque toca" de hecho yo soy un poco así, y si no me hubiera regalado una rosa por ese motivo a mi no me habría importado, lo que pasa es que como tu dices hay que ser coherente, y en este caso él (como en muchos otros casos) no lo fue.

    ResponderEliminar
  11. Supón q es el día de tu cumpleaños, supón q cae en finde y te ilusionas pq podras pasarlo con tu pareja q trabaja fuera durante la semana, supón que el sábado por la mañana (día señalado) te haces la dormida mientras tu maromo se levanta y esperas ese beso que él dice que te da todas las mañanas pero tú no te enteras porque...duermes, supón que lo más parecido al beso que recibes es el sonido de la puerta de la entrada cuando él se va a sus quehaceres matinales, supón que le dejas tiempo de sobra para que se le ocurra hacerte algún detalle, supón que el tío ni siquiera se digna a ir contigo al teatro porque no le gusta (jamás ha visto una obra) ni despues de suplicarle "venga que es mi cumple, y que vengas sería un regalo para mí", supón que llega el momento en que la única esperanza que te queda es que al menos te felicite antes de las 12 de la noche, pero eso no ocurre...¡Pues yo no tuve la necesidad de suponerlo! Y que te ocurra esto con 24 años tras más de 4años de relación...lo increíble es que aún tuviera esperanzas de recibir algún detalle si jamás el día de mi cumpleaños me lo hizo, al menos cuando estaba fuera me llegaba un sms de felicitación. Despues de una relación asi cómo demonios recuperas la ilusión? Jaja menos mal que somos el único animal que tropieza 2 y mil veces en la misma piedra no?

    ResponderEliminar
  12. Pues A la luz de la vela no sé si aún sigues con ese tipo, pero te puedo decir que no merece la pena.

    A mi me ha costado 10 años encontrar a un hombre que si que merece la pena y que tiene todo lo que yo podía desear en un hombre y que pensaba que era una utopía.

    Si ni siquiera es capaz de acompañarte al teatro el día de su cumpleaños y se lo estás pidiendo directamente, ese hombre no te quiere.

    ResponderEliminar
  13. Vaya he tropezado por esta entrada y he visto q me contestaste, soy "a la luz..." pues, verás no sé si llegaré a saber si me quería, él al menos eso decía, bueno si yo era la mujer de su vida! Jajaja, menuda gracia, esta experiencia y las posteriores han hecho que ya no me lleguen tanto las palabras, solo los hechos son los que me ayudan a creer en las personas.
    Y es que me sentí identificada con esta entrada...esa esperanza que describes al pasar por los puestos, recuerdo exactamente lo que se siente, como si aún lo estuviera viviendo.
    Me alegro que tú hayas encontrado al hombre deseado...yo jeje he tenido tu misma suerte, y deseo que esto siga asi por un montón de tiempo.

    ResponderEliminar
  14. Pues me alegro un montón de que también hayas encontrado a una persona que merezca la pena!!

    ahora a disfrutar!

    ResponderEliminar

Cualquier comentario desagradable o que no cumpla las mínimas normas de educación no será publicado.
Lo siento pero no se permiten comentarios anónimos.